¿Existe una relación entre la adicción a la pornografía y el aborto?

La cantante Billie Eilish, catalogada por muchos como “el fenomeno musical del momento”, ya ha manifestado su oposición a las leyes que protegen la vida humana como fue en el caso de la ley contra el aborto de Texas la cual llamó «una ley de m*****” y como era de esperarse acudió al creativo slogan de «Mi cuerpo, mi p*** elección!» 

Sin embargo recientemente también reveló su adicción a la pornografía y asegura “El consumo de porno desde los 11 años destruyó mi cerebro”. La joven artista insistió además en que su adicción provocó en ella pesadillas y pérdida del sueño pues solía consumir contenido muy violento.

Según los resultados de un estudio de la Western University de Ontario los hombres y las mujeres que ven pornografía son más susceptibles a apoyar el aborto. Dados los descubrimientos, dijeron, los usuarios de pornografía podrían ser “aliados útiles” para el activismo abortista, además los investigadores especularon que la pornografía podría estar “activando scripts para el liberalismo sexual”. 

También el Family Research Council hace mucho afirmó que el consumo de pornografía provoca un aumento en los números de abortos y en el tráfico sexual. La directora del Centro para la Dignidad Humana, Arina Grossu, observa que la ciencia confirma esa alegación.

Mark Houck, co fundador de The King’s Men, comentó: “La mayoría de los abortos son hechos por mujeres en relaciones fuera del contexto del matrimonio”, y él relaciona la explosión de fornicación y adulterio a la industria pornográfica. 

El activista Jonathon van Maren resume el efecto de la pornografía en la sociedad y su posible relación con el aborto, diciendo: “La pornografía reduce a las mujeres al nivel de objetos. Y si nuestra cultura pornográfica cada vez más ve a las mujeres como objetos, ¿cuán fácil no sería considerar a sus hijos no nacidos como un ‘cúmulo de células’?”.

Es imperativo para nuestra sociedad seguir luchando a favor de la vida humana y eso implica también ir a las raíces del problema. La pornografía es parte de una cultura que atenta contra la dignidad de la persona humana y es también nuestro compromiso luchar en contra de este mal.

Para obtener buenos recursos para luchar contra la pornografía te compartimos los siguientes enlaces: